¡Ofertas de Cafeteras de Cápsulas que te dejarán Helado!

El francés Gabriel de Clieu llevó una planta de café al territorio francés de Martinica, en el Caribe, de donde desciende gran parte del café arábigo cultivado en el mundo.

ofertas de cafeteras de capsulas
El café se cultivó en Saint-Domingue (hoy Haití) desde 1734, y en 1788 suministró la mitad del café del mundo. Las condiciones en las que los esclavos trabajaban en las plantaciones de café fueron un factor que influyó en el pronto seguimiento de la Revolución haitiana. La industria del café nunca se recuperó por completo allí, y regresó brevemente en 1949, cuando Haití era el tercer mayor exportador de café del mundo, pero cayó rápidamente en un rápido declive.




Mientras tanto, el café había sido introducido en Brasil en 1727, aunque su cultivo no cobró impulso hasta la independencia en 1822 Después de este tiempo, grandes extensiones de bosque lluvioso fueron despejadas para plantaciones de café, primero en las cercanías de Río de Janeiro y más tarde en São Paulo Brasil pasó de no tener esencialmente ninguna exportación de café en 1800, a ser un importante productor regional en 1830, a ser el mayor productor del mundo en 1852. En 1910-20, Brasil exportó alrededor del 70% del café del mundo, Colombia, Guatemala y Venezuela, exportó la mitad del 30% restante, y la producción del Viejo Mundo representó menos del 5% de las exportaciones mundiales.

El cultivo fue retomado por muchos países de América Central en la segunda mitad del siglo XIX, y casi todos ellos implicaron el desplazamiento y la explotación a gran escala de los pueblos indígenas. Las duras condiciones llevaron a muchos levantamientos, golpes de estado y a la represión sangrienta de los campesinos, con la notable excepción de Costa Rica, donde la falta de mano de obra preparada impidió la formación de grandes granjas. Las granjas más pequeñas y las condiciones más igualitarias aliviaron los disturbios en los siglos XIX y XX.

El rápido crecimiento de la producción de café en América del Sur durante la segunda mitad del siglo XIX fue igualado por el crecimiento del consumo en los países desarrollados, aunque en ninguna parte ha sido tan pronunciado como en los Estados Unidos, donde la alta tasa de crecimiento de la población se vio agravada por la duplicación del consumo per cápita entre 1860 y 1920. Aunque Estados Unidos no era el país que más café consumía en ese momento (los países nórdicos, Bélgica y los Países Bajos tenían todos niveles de consumo per cápita comparables o más altos), debido a su tamaño, ya era el mayor consumidor de café del mundo en 1860 y, para 1920, alrededor de la mitad de todo el café producido en el mundo se consumía en Estados Unidos[36].

El café se ha convertido en un cultivo comercial vital para muchos países en desarrollo. Más de cien millones de personas en los países en desarrollo han llegado a depender del café como su principal fuente de ingresos. Se ha convertido en la principal exportación y columna vertebral de países africanos como Uganda, Burundi, Ruanda y Etiopía[39], así como de muchos países centroamericanos.

Biología

Varias especies de arbustos del género Coffea producen las bayas de las que se extrae el café. Las dos principales especies cultivadas comercialmente son Coffea canephora (predominantemente una forma conocida como’robusta’) y C. arabica[40] C. arabica, la especie más apreciada, es nativa de las tierras altas del suroeste de Etiopía y de la meseta de Boma en el sudeste de Sudán y posiblemente del Monte Marsabit en el norte de Kenia.41] C. canephora es nativa del África subsahariana occidental y central, desde Guinea hasta Uganda y el sur de Sudán[42] Las especies menos populares son C. liberica, C. stenophylla, C. mauritiana y C. racemosa.

Todos los cafetos se clasifican en la gran familia de las Rubiáceas. Son arbustos de hoja perenne o árboles que pueden crecer hasta 5 m (15 pies) de altura cuando no son podados. Las hojas son de color verde oscuro y brillantes, generalmente 10-15 cm (4-6 in) de largo y 6 cm (2.4 in) de ancho, simples, enteras y opuestas. Esa noche, en la posada Roca de Guía, reinaba el silencio, un silencio triple. El primer silencio era el más fácil de distinguir. Si estabas un rato escuchándolo quizás empezarías a notarlo en la falta de clientes que llenaran la sala con sus conversaciones y sus risas. Los peciolos de hojas opuestas se fusionan en la base para formar estípulas interpetiolares, características de las Rubiáceas. Las flores son axilares, y racimos de fragantes flores blancas florecen simultáneamente. El gineceo consiste en un ovario inferior, también característico de las Rubiáceas. Las flores son seguidas por bayas ovaladas de aproximadamente 1,5 cm (0,6 pulgadas)[43] Cuando inmaduras son verdes, y maduran a amarillo, luego carmesí, antes de volverse negras al secarse. Cada baya suele contener dos semillas, pero entre el 5 y el 10% de las bayas[44] sólo tienen una, las denominadas “peaberries”,[45] bayas de arábica que maduran en seis a ocho meses, mientras que la robusta tarda entre nueve y once meses.

Leave a Reply